El trabajo cotidiano

Debo arremangarme y desatar. Desanudar. Desmalezar y quitar. Arrancar. Desprender. Necesito buscar herramientas que me ayuden en la tarea. Trinchetas y punzones. Conseguir cuchillas, dagas, navajas y tijeras, hachas, guillotinas, afiladoras, amoladoras, estiletes y machetes. Espadas y puñales. Armas, que me ayuden a
comenzar la tarea de rasgar y desgarrar y abrir y separar, partir, agrietar, herir y romper, hasta que por fin logre abrir en dos la superficie turbia por la que habrá de asomar, otra vez, mi rostro en el espejo.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *